Artículo

Religión y Ciencia

La palabra religión proviene del término latino religio. Según el diccionario de la Academia Española es un conjunto de creencias acerca de la divinidad, de prácticas rituales como la oración y el sacrificio. Se puede rastrear que la religión existe hace unos 500,000 años, según el antropólogo Robin Dumbar.

El dios principal en casi todas las religiones del mundo es el Sol.

Jesús Mosterín

El Sol es un dios patente, es decir, manifiesto. Si de pronto se apagara, la luz solar demora en llegar a la tierra ocho minutos, todos moriríamos después de ese tiempo. Otros ejemplos de dioses son la tormenta y el rayo. Para el filósofo Jesús Mosterín, en el Paleolítico, hace 2,59 millones de años, el hombre de las cavernas tenía como dioses a los animales que cazaba y comía, por ejemplo, un bisonte, que luego de cazado se convertía en el dios bisonte, se le hacía una ceremonia y una liturgia al dios bisonte.

Desde la antiguedad, los seres humanos buscaron una explicación a los fenómenos de la naturaleza, porque somos animales que necesitamos mapear el entorno en donde vivimos. Lo que desconocemos y sobre todo nos asusta, intentamos contextualizarlo. 

Al inicio manifestaba que el Sol era un dios principal en diversas culturas. Pondré tres ejemplos:

  1. La cultura Egipcia (alrededor de 3150 a. C.). Horus, tiene la calidad de dios Sol. El principal dios Sol que había en Egipto era Amón.
  2. Los Aztecas (1321 – 1521) en México tiene la Piedra del Sol, forma parte del culto al Sol, principal dios de los aztecas.
  3. Los Incas (1438 – 1521) rinden culto al Sol. En el Inti Raymi (Cuzco) se le rinde ceremonia al dios Sol. El gran templo del Sol en Cuzco es el Coricancha (templo de oro).

Los dioses de las religiones arcaicas son dioses que sí existen de verdad, son visibles, como la Luna, el mar, el tiempo, las fuerzas naturales, entre otros. Las religiones arcaicas no apelan a la fe.

Se estima que hay más de cuatro mil religiones en el mundo. Las más representativas actualmente son el cristianismo, el islam, el hinduismo, el taoísmo, etc. No voy a detenerme a hablar de ellas.

La ciencia, del latín scientia, es un sistema estructurado de los que se deducen principios y leyes comprobables experimentalmente. Tiene una racionalidad teórica, debe ser coherente y consistente. La ciencia se gestó antes de los griegos y maduró hacia el siglo IV a.C. Tanto la astronomía antigua como la teoría de los cuatro elementos y del movimiento tuvieron una importante versión de Aristóteles (384 – 322 a.C.). Se habla de ciencia moderna a partir del siglo XVI.

Explicar algo científicamente es determinar las causas que lo producen. Éste es el caso ideal al que aspira la ciencia. Y lo que usualmente se entiende cuando se plantea la pregunta “¿Por qué se produce X?”

Julio Sanz

Tener un conocimiento, conocer algo o saber algo supone tres características o condiciones:

  1. Creer en lo que se sabe.
  2. Tener pruebas de lo que se sabe.
  3. Que lo que se sabe sea verdadero.

Estos puntos deben ser aceptados por la comunidad científica. El conocimiento científico es consistente, excluye y busca excluir toda contradicción posible. La explicación científica suele recurrir a leyes para explicar fenómenos que describen estructuras simples de la naturaleza o leyes naturales.

En la ciencia el globo consistente de las creencias ha de atarse a la realidad mediante las conexiones materiales de la observación, la experimentación y la aplicación o manipulación. Ser inconsistente es lo peor que le puede pasar a una teoría, mucho peor que decir que es falsa.

En la ciencia actual no se cree en nada, no existen ni las autoridades, ni los profetas, ni el libro maestro. Todo se contrasta empíricamente.

Jesús Mosterín decía que la última palabra la tiene la naturaleza.

02 de setiembre 2020

Leave a Comment

Su dirección de correo no se hará público.